Wednesday, 31 October 2012

De olores de siempre...

Nuestro camino a casa después de un largo dia de cole siempre está lleno de sorpresas, a veces buenas y otras no tanto...Ayer tarde fué el primer dia de otoño con frio de invierno en Barcelona y bien abrigados y con la luz del atardecer acechando sobre nuestros hombros, nos dimos un rodeo en nuestro trayecto para contemplar, boquiabiertos, las brasas de nuestra nómada Castañera ...Qué bien volver a verte! dijimos....hasta cuando estarás? Hasta bien entrado Diciembre.. -nos dijo...Nos encanta ver asar tus castañas, verdad Pablo?...  y que gusto este calorcito!
Tres generaciones asomaban en la pequeña caseta de madera y los cucuruchos de papel en la vieja estanteria se amontonaban unos sobre otros esperando su turno. Os falta el moño blanco, el mantón de lana y el viejo delantal!sugerí atrevida a las más jóvenes...Cómo se presenta la temporada? Pués depende del Ayuntamiento, nada fácil... -contestó la más veterana frunciendo su arrugado ceño.
Faltan unos minutos! nos dijo...y yo, agradecida por esperar con la mirada perdida en las brasas del carbón.... De pronto un señor alzó su voz al aire...el último, por favor? Nosotros! -respondí rápida y aliviada al contemplar que la gente aún está dispuesta a pagar y esperar por un puñado de caducas castañas calientes...
Feliz y dulce castañada!